Preparando #Granola

A Masa y Mantel nos cuentan como preparar Granola en su blog:

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Ingredientes:
100gr. trigo sarraceno germinado*
120gr. mix de frutos secos (nuez, almendra, anacardo, avellana) activados
50gr. pipas de girasol activadas
2 cucharadas aceite de coco*
1 y 1/2 cucharadas melaza de arroz*
2 cucharaditas coco rallado
20gr. manzana deshidratada*

*de producción ecológica

Antes de hacer esta receta hemos de ser previsores y tener germinado el trigo sarraceno y activados todos los frutos secos y semillas, para ello, un par de días antes nos ponemos a la faena.

Lo que más tiempo nos va a llevar es el trigo sarraceno, así que comenzaremos dejándolo en remojo durante una hora. Pasado ese tiempo lo enjuagamos y lo dejamos en un colador tapado con un plato durante 24 horas, deberemos remojarlo unas cuatro o cinco veces más, que no pierda humedad, y lo tendremos listo cuando empiece a salirle un pequeño rabito… ¡ya ha germinado!

 

Para activar los frutos secos y las pipas de girasol, ya sabéis, a un cacharro con agua durante unas 6 u 8 horas, enjuagar y lavar bien. Si queréis pillarlos enteros al comerlo no hay que hacer nada más, si no, yo suelo darles un par de golpes con la batidora para que se hagan trocitos más pequeños, me gustan más así.
Ahora que ya tenemos lo más “laborioso” preparado, hemos de ponernos con la receta sin tardanza.

En un bol unimos el trigo sarraceno junto a los frutos secos y las pipas, las dos cucharadas de aceite de coco y la melaza de arroz.

(La granola se puede hacer en deshidratadora o en horno, yo tengo deshidratadora pero esta receta la hice en horno porque no tenía almuerzo para el trabajo, así que lo preparé en un ratito la tarde de antes -ya tenía todo activado y/o germinado e incluso deshidratado- ^_^)

Extendemos bien la mezcla sobre una bandeja previamente forrada con papel vegetal y horneamos en horno precalentado a unos 100-150 grados durante una hora y media más o menos. En ese tiempo iremos removiendo y mirando que coja colorcito pero que no se nos retueste demasiado.

Una vez hecho, lo mezclamos con el coco rallado y la manzana deshidratada cortada en trocitos ¡y ya está listo!

Guardado en tupper de cristal o en caja de lata es donde mejor se conserva sin perder el toque crujiente.
Yo suelo tomarlo para desayunar o almorzar mezclado con frutas, bebidas vegetales o con kéfir de cabra, está divino. Ahora os toca a vosotros probar, experimentar (podéis añadirle lo que se os ocurra: pasas, orejones, higos, dátiles, avena, pipas de calabaza, sésamo, lino, trocitos de chocolate…) y disfrutar😉