Macarons, el pequeño dulce gourmet


La historia de este pequeño dulce tradicional francésviene del siglo XVIII, cuando los primeros empezaron a realizarse en el horno pastelero de la corte francesa. Es un pastelito realizado con clara de huevo, amendra molida, azúcar glas y la clásica azúcar tradicional. Es un pequeño sándiwch formado por dos capas de galletas y una crema entre ellas.

 El origen más antiguo se data del siglo XV en el califato Omeya de Siria, también se habla de que nació en Italia y viajó a Francia en el Renacimiento, aunque la primera receta de este dulce es del siglo XII. Acercándonos más a nostros, al País Vasco francés llegó exactamente a San Juan de Luz gracias al pastelero M. Adam cuyos descendientes perpetuaron la tradición. En la corte de Versalles también se empezaron a realizar, siguiendo por la región de Lorena. Pero para llegar a la casa Ladureé, tenemos que viajar a 1830, cuando este dulce ya había evolucionado.

Este dulce ya se realizaba con especias, mermeladas y licores. El macaron Gerbert es el más conocido y el que actualmente se conoce, en el barrio parisino Belleville. Aquí es cuandoLadureé toma protagonismo, ya que fue una de las casas que más lo dio a conocer. A partir del siglo XX, esta pastelería dulcificó el color de este pastelito para diferenciarlos de sabor.

Actualmente Ladureé es una casa de repostería de lujo, cuya sede principal se encuentra en plenos Campos Elíseos de París, y sin duda es el lugar donde más macarons se venden del mundo. Este delicioso pastelito se caracteriza por su amplia gama de colores. Del negro al rosa fucsia, pasando por el amarillo, naranja o verde menta, color emblemático de Ladureé. Todo depende de su delicioso sabor.

Ladureé alcanzó su máximo esplendor cuando se convirtió en lugar de reunión para tomar el té y el café de las grandes damas de París, que se reunían para largas conversaciones degustando alguno de estos pequeños dulces franceses. Su lugar original se situaba en laRue Royal del París, donde en primer lugar se abrió una tahona que posteriomente derivó en la repostería. La decoración se encargó al artista Chéret.

Los sabores de este pequeño dulce gourmet son ilimitados: fresa, nata, café, chocolate negro, mocca, frambuesa, chocolate blanco, nuez, pera, arándanos… ¿No te gustaría probarlos?