Taste of America inaugura en el Rastro de Madrid

Taste of America, la franquicia española especializada en productos gourmet norteamericanos, inaugura su nuevo local en el corazón del castizo Rastro de Madrid. La nueva tienda de la enseña, situada en Ribera de Curtidores nº39, cuenta con más 70 m2 dedicados a las marcas más genuinas del universo gastronómico estadounidense como Wilton, Newman´s Own, Pepperidge Farm, Arizona Drinks o Mississippi Belle.A las más de 2.000 referencias “Made in USA” de alta calidad disponibles hay que añadir las últimas tendencias en alimentación sana con una interesante gama de productos sin gluten como los snacks ecológicos de Taste of Nature, los preparados para repostería de Stonewall Kitchen o Jelly Bean Factory: 36 sabores diferentes de caramelos gourmet a base de zumo natural. Entre las referencias más innovadoras que se pueden encontrar en Taste of America está Stevia de la marca Nevella, 300 veces más dulce que el azúcar común y el único edulcorante apto para diabéticos completamente natural.Con la apertura de Taste of America El Rastro, la compañía de franquicias suma un total de siete tiendas abiertas en régimen de franquicias desde el comienzo de su proceso de expansión a finales de 2011, además de sus tres tiendas de gestión propia. Un total de diez locales que dan respuesta a la demanda creciente de productos gourmet importados de Estados Unidos y que se ha materializado en un crecimiento del 62% de la facturación durante el primer trimestre de 2012 respecto al primer trimestre de 2011.
Para las socias fundadoras de Taste of America, Dana Knowles y Alicia Vañó, “el éxito de nuestro modelo de negocio se basa en ofrecer productos gourmet de alta calidad a buen precio, accesibles a todos los bolsillos, en puntos de venta donde se genera una experiencia de compra positiva y divertida”.Las franquicias de Taste of America son un concepto diferente dentro del sector. Su modelo de tienda gourmet especializada en gastronomía norteamericana nace como respuesta al interés creciente por la cultura culinaria internacional en España.

Montar una franquicia de la marca requiere una inversión inicial de 40.000 € (canon de entrada incluido), sin canon mensual, sin canon de ventas, ni royalties de explotación y publicidad. El franquiciado cuenta con una duración contractual de cinco años renovables con la garantía de disponer de una zona de exclusividad, así como de un programa de formación para la gestión integral de las tiendas.